Bullying

¿Cómo tratar el Bullying en la cotidianidad?

acoso

El bullying es una situación que viene pasando desde hace décadas, sin embargo, está siendo reconocido a penas en los últimos años.

Durante la década de los 70, 80 e incluso 90, el bullying no era reconocido socialmente, los problemas debían resolverlo los jóvenes como mejor pudieran, muchas veces fortaleciendo el carácter y otras veces destruyendo el futuro de las personas.

Hoy en día es un tema muy común en redes sociales e investigaciones a nivel social, sin embargo, es difícil determinar en qué momento es verdaderamente reconocido el bullying como un problema, ya que, de acuerdo a la historia, la violencia y el maltrato han formado parte del proceso educativo en los niños.

Hoy en día se están haciendo múltiples estudios sobre este fenómeno social con la finalidad de erradicar el acoso escolar, sobre todo en las relaciones entre estudiantes.

A continuación, se presentan algunos pasos para evitar o resolver el problema del bullying.

Percepción o detección del bullying

El primer paso es la confirmación de la situación de bullying, generalmente es un paso fácil debido a la percepción del humor por parte de la víctima, es muy fácil reconocer cuando una persona se siente mal, está deprimida o asume comportamientos extraños tendientes a la baja autoestima.

Además, se percibe el acoso de forma constante, donde en la mayoría de los casos participan varios agresores, además se percibe la vulnerabilidad de la víctima frente a sus agresores.

acoso

Comunicarse con la dirección de la institución académica

Si se sufre de acoso escolar o se nota que un compañero sufre el mismo, el paso más importante que puede terminar resolviendo el problema es comunicar los hechos a la dirección de la escuela, es obligación de la institución educativa velar por la seguridad y el desarrollo integral de sus estudiantes.

El hecho de no brindar importancia o apoyo a estos hechos, puede acarrear en posibles consecuencias legales al instituto, por faltas de garantías en la seguridad de su estudiantado.

Prestar atención a la situación de acoso

La víctima debe buscar ayuda, generalmente enfrentar directamente al agresor puede no hacer ningún efecto, por lo que se debe pedir apoyo de los compañeros o en la mejor instancia al profesor y familia.

Comunicarse con los familiares

Esta acción generalmente debe hacerla la institución, quien debe instar a organizar una reunión de los padres o representantes tanto del niño agredido como del niño agresor, esto puede empeorar como mejorar el problema, todo dependerá de los valores del agresor y el criterio de la familia.

Si la familia del agresor tiene bajo nivel cultural o no presta la debida atención al problema, esto puede generar consecuencias graves, incluso legales.

Entrevistas varias para garantizar la seguridad y seguimiento del caso

Una vez las autoridades académicas saben del caso deben seguirlo, la forma más correcta y precisa es organizar diferentes entrevistas aisladas tanto con el estudiante agredido como con el agresor.

La finalidad de estas acciones tiene varios objetivos, tales como, promover la convivencia de las partes, asegurar la protección de la parte afectada y desentrañar el problema percibido tanto de la parte víctima como de la parte agresora.

En el caso del sujeto agresor, se pueden estudiar las causas, prestando ayuda personal, muchas veces el agresor o bully genera este comportamiento producto de recibir bullying en otro ambiente, generalmente el familiar o por influencia de la calle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *