Medio Ambiente

¿Cuáles son las leyes de protección del agua universal?

¿Cuáles son las leyes de protección del agua universal?

Leyes de Protección del Agua

Alrededor de una sexta parte de los 6.100 millones de personas en el mundo carecen de acceso a fuentes de agua mejoradas, mientras que el 40% no tiene acceso a servicios de saneamiento mejorados (OMS 2000). 

El reconocimiento legal del derecho al agua en las leyes internacionales y nacionales, incluye las obligaciones de los estados en relación con el derecho humano al agua, incluyendo  los instrumentos pertinentes a los derechos humanos al agua en todo el mundo.

El derecho al agua

La Declaración Universal de Derechos Humanos reconoce la dignidad inherente y los derechos iguales e inalienables de todos los seres humanos. Las normas de derechos humanos y el derecho internacional humanitario son esencialmente una elaboración de esta declaración. 

Hay ciertas necesidades básicas que son esenciales para una vida digna, de hecho, para la vida misma. El agua es una de esas necesidades humanas esenciales y un medio ambiente limpio se reconoce también cada vez más como un derecho humano fundamental.

La escasez de agua, la contaminación del agua y del suelo y la falta de acceso al agua por parte de los pobres son algunos de los principales obstáculos para el pleno disfrute del derecho al agua y por lo tanto, para el avance de los paises.

¿Cuáles son las leyes de protección del agua universal?

Reconocimiento jurídico del derecho al agua

En virtud de las normas internacionales de derechos humanos, el agua está protegida implícita y explícitamente como un derecho humano. En la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 y en los dos Pactos Internacionales de 1966 sobre, respectivamente, Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) y Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), el agua no se menciona explícitamente, pero se considera un componente integral de otros derechos reconocidos, como los derechos a la vida, a un nivel de vida adecuado, a la salud, a la vivienda y a la alimentación. 

El acceso al agua goza de una protección explícita en virtud de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer de 1979 y la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989 (véase el anexo).

En virtud del derecho internacional humanitario aplicable en los conflictos armados, en particular los Protocolos de 1977 de los Convenios de Ginebra, la inanición de los civiles como método de guerra está prohibida, y las instalaciones y suministros de agua potable, así como las obras de irrigación, gozan de protección explícita (véase el anexo).

En virtud de los instrumentos de derecho ambiental internacional, el derecho a un medio ambiente sano ha recibido un reconocimiento cada vez mayor. Ese derecho incluye varios elementos sustantivos, como el derecho a la alimentación. al agua, y el derecho a la preservación del suelo y el agua. 

En la esfera de la ordenación de los recursos de agua dulce se han producido acontecimientos similares. La Conferencia Internacional sobre el Agua y el Medio Ambiente de 1992 aprobó una declaración en la que se reconocía el derecho básico de todos los seres humanos a tener acceso al agua potable y a los servicios de saneamiento a un precio asequible.

Las disposiciones de derechos humanos y ambientales pertinentes al derecho al agua también pueden encontrarse en las constituciones nacionales de los diferentes países.

Ley de agua potable segura

La Ley de Agua Potable Segura (SDWA) de 1974 y sus enmiendas establece el marco básico para la protección del agua potable utilizada por los sistemas públicos de agua en los Estados Unidos. 

Esta ley contiene los requisitos para garantizar la seguridad de los suministros de agua potable pública de la nación. Los suministros públicos de agua potable incluyen los sistemas de agua que sirven regularmente a 25 o más personas por día o que tienen por lo menos 15 conexiones de servicio. 

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) establece estándares nacionales para el agua potable para protegerse contra los riesgos de salud, considerando la tecnología disponible y el costo. Cada norma también incluye requisitos de supervisión y presentación de informes.

La ley permite a los Estados hacerse cargo de la aplicación del programa obteniendo la primacía. En Nueva Inglaterra, todos los Estados tienen primacía y hacen cumplir las normas de la SDWA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *