Medio Ambiente

¿Cuáles son los Convenios interpaises por el Amazonas?

¿Cuáles son los Convenios interpaises por el Amazonas?

Convenios interpaises por el Amazonas

Uno de los tratados entre paises para la protección del Amazonas, es el Tratado de Cooperación Amazónica (TAC) que fue firmado en Brasilia (Brasil) el 3 de julio de 1978 por los ministros de relaciones exteriores de los ocho países amazónicos: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela.

Este tratado se considera un instrumento jurídico de carácter técnico que busca promover el desarrollo armónico e integrado de la cuenca como fundamento de un modelo de complementariedad económica regional que mejore la vida de la población local y permita la conservación y el uso racional de sus recursos.

el TAC prevé la colaboración entre los países miembros para promover la investigación científica y tecnológica y el intercambio de información, el uso racional de los recursos naturales, la libertad de navegación en el sistema fluvial amazónico, la protección de la navegación y el comercio, la preservación del patrimonio cultural, la atención de la salud, la creación y el funcionamiento de centros de investigación, el establecimiento de una infraestructura adecuada de transporte y comunicaciones, el aumento del turismo y el comercio transfronterizo. 

Todas estas medidas se supone que se aplican bilateralmente o por grupos de países para promover el desarrollo armonioso de los territorios involucrados. El TAC es un tratado marco con disposiciones para acuerdos sobre cuestiones específicas. Es lo suficientemente flexible como para ajustarse a los cambios y necesidades de la región.

Pacto de Protección del Amazonas contra los incendios forestales

Siete países sudamericanos han acordado medidas para proteger la cuenca del río Amazonas, en medio de la preocupación mundial por los incendios masivos en el bosque tropical más grande del mundo. 

Bolivia,  Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, el Perú y Suriname firmaron un pacto por el que se establece una red de respuesta a los desastres y la vigilancia por satélite. En una cumbre celebrada en Colombia, también acordaron trabajar en la reforestación. Este año 2020,  se han producido más de 80.000 incendios en la selva tropical del Amazonas.

Las siete naciones también acordaron poner más esfuerzos en la educación y aumentar el papel de las comunidades indígenas.

El Amazonas es un almacén de carbono vital que frena el ritmo del calentamiento global, y el 60% de él se encuentra en Brasil. El número de incendios entre enero y agosto de 2019 es el doble que en el mismo período del año anterior, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe) del país.

Los ecologistas dicen que sus políticas han llevado a un aumento de los incendios este año y que ha animado a los ganaderos a limpiar grandes extensiones de la selva tropical desde su elección en octubre pasado.

Bolivia también ha visto la forma en que los incendios se extienden por la selva cerca de sus fronteras con Brasil y Paraguay. Mientras tanto, el principal grupo de la industria de exportación de carne de Brasil y las empresas agrícolas se han unido a una campaña ambiental que pide el fin de la deforestación en las tierras públicas del Amazonas y exige la acción del gobierno.

Varios minoristas internacionales han dicho que están suspendiendo las compras de cuero brasileño debido a los vínculos entre la ganadería y los incendios que devastan partes de la selva amazónica.

La selva tropical del Amazonas es crucial para absorber el carbono y prevenir el calentamiento global. En 2019, una campaña mundial sobre un fuerte aumento de los incendios en la selva amazónica, le dio al país un alerta acerca de la destrucción del Amazonas.  

Al principio el cuestionamiento a las políticas del gobierno de que estaban llevando a la destrucción de la selva, no fueron bien recibidas, sin embargo, la presión internacional, movilizó a los militares para hacer frente a las llamas y se emitió un decreto que prohibía los incendios en el Amazonas durante 60 días. 

Sin embargo, un año después parece que hay un aumento similar en el número de incendios. La agencia espacial brasileña dice que el número de incendios en la selva el mes pasado aumentó en un 28 por ciento desde el mismo momento en 2019 y es otra señal de que la deforestación está aumentando.

Hasta la fecha, el emergente esquema multinivel de gobernanza de la tierra no ha logrado promover la reforestación y la rehabilitación de las tierras degradadas. Además, los mecanismos de gobernanza privada basados en normas de productos mejoradas no se benefician de las posibles asociaciones satisfactorias entre los sectores público y privado a nivel territorial, por ello, se propone una gobernanza que adopte un enfoque territorial más amplio como forma de avanzar.

¿Cuáles son los Convenios interpaises por el Amazonas?

Esfuerzos Internacionales para la defensa y protección de la Amazonia 

El bosque tropical más grande de la Tierra, es un bosque agravado por el régimen de incendios y deforestación lo que pone en peligro la Amazonia, el espacio del mundo más ricos en biodiversidad y un importante regulador del clima. 

Para la Unión Europea (EU27), se destaca la necesidad de asociar la cuestión de la deforestación al colocar las cadenas de suministro sin deforestación en el centro de las negociaciones en torno al Acuerdo de Asociación UE-Mercosur, dado el volumen de comercio entre estos bloques económicos en carne, cuero, soja, café, caucho, pulpa de madera, biocombustible y madera.

Se estructuró un documento proporcionado por el Departamento para Políticas económicas, científicas y de calidad de vida a petición de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Alimentación  y Seguridad (ENVI).

Estos asociados internacionales siguen trabajando con Brasil y en la Amazonia para mitigar y mejorar la ordenación forestal y la conservación de la naturaleza, conciliando la conservación con las decisiones de explotación, muchas de ellas sobre una base bilateral con los estados u organizaciones de la sociedad civil.

Los incendios forestales de 2019 sirvieron como un grito de guerra para los socios internacionales y nacionales por igual, y se pusieron en marcha iniciativas para mitigar los problemas. Sin embargo, hay que hacer más para armonizar o reiniciar las antiguas alianzas para evitar la duplicación y aumentar el pragmatismo.

Las acciones que eluden a los gobiernos nacionales, y predicen la asistencia directa a nivel estatal en la Amazonía han tenido algún éxito. A este respecto, al menos durante la(s) actual(es) administración(es), el apoyo a la sociedad civil y a las organizaciones internacionales puede ser la forma más práctica de garantizar que se tomarán medidas para detener un mayor agotamiento del Amazonas. 

El Pacto de Letizia 

Fue firmado por siete países de la cuenca del Amazonas en respuesta a la incendios forestales del 2019, el cual fue criticado por repetir compromisos pasados sin un plan de acción claro, el Pacto representa, sin embargo, un compromiso regional renovado de vigilar conjuntamente los datos, participar en innovación ecológica para ampliar la forestación y otras iniciativas, incluida la mejora de las reservas de vida y su productividad para evitar una mayor deforestación, comprometiéndose los paises con la restauración de las zonas degradadas, y el incentivo al empoderamiento de la mujer. 

En la reunión del G7 en Biarritz, en agosto de 2019, se discutió un paquete de rescate de 22 millones de dólares. Este paquete fue rechazado por Brasil, ya que la cantidad, considerada pequeña, indicaba la falta de de entendimiento del gobierno de Francia, del tamaño y alcance de la región del Amazonas. La oferta fue percibida por el gobierno brasileño como que ponía en duda la soberanía de Brasil sobre su territorio amazónico.

Luego, en septiembre de 2019, en una reunión celebrada bajo los auspicios de las Naciones Unidas, en su asamblea anual, los donantes internacionales acordaron proporcionar a los países amazónicos a través del Banco de Desarrollo de América Latina (LAC), una donación de 500 millones de dólares para combatir la deforestación, los incendios forestales y la preparación.

Otros acuerdos firmados

Varios acuerdos y convenciones de las Naciones Unidas abordan la cuestión de la conservación de los bosques y su gestión, teniendo como base la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, adoptada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992, celebrada en Brasil, con la que muchos países aún no se han comprometido. 

Otros instrumentos que se han producido han sido la Declaración autorizada, no vinculante jurídicamente, de principios para un Consenso mundial sobre la gestión, la conservación y el desarrollo sostenible de todos los tipos de Bosques y propuestas de acción incluidas en una larga lista de paneles y resoluciones. 

En particular, los debates sobre el Programa Mundial de Alimentos para después de 2020. Igualmente, el Marco para la Diversidad Biológica, que se está debatiendo actualmente en el contexto del CDB, aborda directamente algunos de los temas tratados en este documento de la UE 27. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *